Un Sistema Universal de Salud

Junto con mejorar la gestión para hacernos cargo de la crisis sanitaria, comenzaremos un proceso de cambio que nos permita tener un Sistema Universal de Salud en el mediano plazo, que instaure a la salud como derecho en el país. Este proceso estará constituido por 11 líneas de acción:

  1. Generar condiciones de vida que nos protejan. Las personas deben tener derecho a vivir en un entorno que no las enferme. Buscaremos mejorar la salud de la población con medidas desde otros sectores, relacionadas con las determinantes sociales de la salud:
  2. Chile libre de humo: cumpliremos con las principales medidas del convenio marco para el control del tabaco de la Organización Mundial de la Salud e implementaremos el etiquetado genérico de tabaco.
  3. Reorientaremos la relación de las personas con el alcohol restringiendo su publicidad y disminuyendo la densidad de los puntos de venta de alcohol.
  4. Tendremos un plan de alimentación saludable que limite la publicidad de alimentos ultraprocesados y dañinos para la salud, amplíe las zonas reguladas para venta de productos saludables y fomente el consumo de frutas y verduras.
  5. Una sociedad activa: concretaremos medidas que potencien actividades físicas socialmente aceptadas, que sean parte de las rutinas de las comunidades, y potenciaremos la movilidad urbana activa (caminata, bicicleta, etc. Ver más detalles en el capítulo de deportes).
  6. Salud en todas las políticas: generaremos un plan de acción intersectorial a nivel local, basado en la atención primaria, que permita realizar promoción de salud y prevención de la enfermedad desde acciones desde todos los sectores. Junto a esto, crearemos una coordinación interministerial que permita crear estrategias nacionales de cuidado de la salud poblacional.
  7. La prevención y el cuidado de una buena nutrición es fundamental para la salud de la población.
  8. Por esta razón, avanzaremos en modernizar los incentivos económicos para la buena nutrición y cambiar patrones de consumo en cuanto tabaco, bebidas alcoholicas y analcoholicas, además de alimentos ultra procesados.
  9. Fondo Universal de Salud: protección financiera y acceso según necesidad. Generaremos un fondo universal de salud (FUS) que actuará como un administrador único de los recursos, a través de la universalización de la cobertura del FONASA a todas las personas que residan en el país. El FUS recaudará y administrará las cotizaciones de las y los trabajadores (7%), junto a los aportes del Estado. Con ello terminaremos con el negocio de las ISAPRE, las cuales se transformarán en seguros complementarios voluntarios, lo que nos permitirá una administración más eficiente y que asegure equidad. Para lograr este objetivo:
  10. Iniciaremos un proceso de aumento del gasto público en salud de manera progresiva hasta llegar al promedio de la OCDE, buscando reducir el gasto de bolsillo de las personas y la importancia de las cotizaciones en el financiamiento.
  11. Reformaremos la institucionalidad del FUS , para dotarla de una administración y estructura organizacional con alta capacidad técnica, que enfoque su actuar en el uso eficiente de los recursos y en potenciar el desarrollo de la red pública de salud. Para una mejor eficiencia de recursos, se centralizarán las compras públicas en salud.
  12. Crearemos un plan amplio de beneficios denominado Régimen General de Cobertura en Salud, administrado por el FUS. Durante el periodo, este plan asegurará “copago cero” en prestaciones y medicamentos en la red pública, además de un tope máximo de gasto anual en salud para la población.
  13. Crearemos una Agencia autónoma para Evaluación de Tecnología Sanitaria (ETESA), que permita definir la cobertura del régimen general de garantías, en base a costo efectividad y criterios sociales.
  14. Regularemos al sector privado de salud a través de la prohibición efectiva de la integración vertical entre clínicas y aseguradoras privadas, y con el fin de proteger los derechos de las personas y controlar el abuso estableceremos una fuerte regulación de los seguros complementarios de salud.
  15. Servicio Nacional de Salud: atención oportuna y de calidad. Junto a las medidas de gestión para hacernos cargo de la crisis sanitaria por el desplazamiento de atenciones, iniciaremos un plan de trabajo que ponga de pie los centros públicos de salud, y en base a esto avanzaremos hacia la conformación de un Servicio Nacional de Salud, basado en prestadores de la red pública, con altos estándares de calidad. Entre las medidas que implementaremos en este proceso destacamos:
  16. Universalización de la Atención Primaria de Salud (APS): la APS dará cobertura al 100% de la población. Con ello, se transformará en la base para la acción sanitaria, cuidando la salud a nivel territorial, priorizando acciones de promoción y prevención, siendo el primer punto de contacto y articulador del sistema de salud.
  17. Fortaleceremos la APS, mejorando la disponibilidad de recursos, actualizando el Plan de Salud Familiar y mejorando los mecanismos de asignación equitativa a los territorios. Además, daremos mayor resolutividad a la APS, ampliando la disponibilidad de medicamentos y exámenes.
  18. Implementaremos la entrega de medicamentos a domicilio para enfermedades crónicas, comenzando por las personas mayores para gradualmente extender este servicio a todos los usuarios de la red de Atención Primaria.
  19. Estrategia de Salud Digital: implementaremos un sistema de red de información de salud permitirá integrar de forma eficiente los niveles asistenciales, de modo que asegure la continuidad de cuidados y la privacidad de los datos de pacientes. Para esto, crearemos un repositorio Nacional de datos, que permita acceso desde toda la red asistencial. Dispondremos de un sistema para acceso a información por parte de la población, asegurando soberanía sobre el uso de datos clínicos a la ciudadanía. Crearemos un sistema de agendamiento virtual y acceso remoto a atenciones de APS para mejorar la oportunidad de la atención.
  20. Atención de urgencia digna y oportuna: trabajaremos en que toda llamada de urgencia sea contestada, fortaleciendo los centros reguladores e integrando en una plataforma al SAMU, centrales de emergencia, Red de Urgencia y Salud Responde. Frente a emergencias tiempo-dependiente (Ej: Paro Cardiorrespiratorio) buscaremos acercarnos al estándar internacional en tiempo de llegada de una ambulancia, para lo cual avanzaremos en disminuir la brecha del número de ambulancias, considerando la recomendación de la OMS de tener 1 ambulancia avanzada cada 70.000 habitantes, y 1 básica cada 50.000 habitantes. Trabajaremos en lograr tiempos de atención dignos en la urgencia hospitalaria, mejorando procesos de atención de urgencia y registros digitales, avanzando en la dotación de urgenciólogos y equipamiento, y optimizando la duración de las estadías hospitalarias.
  21. Inversión en infraestructura y equipamiento: mejoraremos las condiciones de la red pública para llegar a tiempo a tratar los problemas de salud de las personas, lo que implica mejorar la gestión y productividad pero también una mayor inversión en equipamiento e infraestructura, que permita llegar al mayor estándar de calidad del cuidado siendo capaces de dar cobertura efectiva a toda la población. El foco de esta política será descentralizado, para disminuir brechas en el acceso a una salud de calidad en todos los territorios del país. En este esfuerzo, priorizaremos la inversión en equipamiento e infraestructura para mejorar la accesibilidad a servicios de salud en zonas rurales.
  22. Crearemos un observatorio permanente para el estudio de brechas de trabajadores de la salud. En base a esto, ejecutaremos un plan nacional de dotación, que asegure una adecuada distribución de la dotación de todos los estamentos en el sistema de salud.
  23. Creación del Servicio Nacional de Salud: realizaremos una reforma estructural de la prestación, generando una nueva institucionalidad pública autónoma y con elevados estándares técnicos, que integre a los prestadores en Redes Integradas de Servicios de Salud (RISS), basado en la APS.
  24. Mejoraremos las condiciones laborales para trabajadoras y trabajadores de la salud. Iniciaremos un proceso que recomponga los equipos de salud y avance en democratizar los espacios de trabajo en el sistema de salud, con la participación vinculante de las y los trabajadores, a través de una agenda que avance en demandas históricas de las organizaciones sindicales.
  25. Implementaremos un Plan Nacional de mejoras en las condiciones de trabajo, por medio de una revisión conjunta con las organizaciones de la gestión interna, distribución de la carga de trabajo y pertinencia de la jornada laboral. Implementaremos un Programa Nacional de los Cuidados infantiles y aseguraremos que se cumpla con el derecho universal a la sala cuna, buscando conciliar la vida personal, laboral y familiar desde una perspectiva de igualdad de género. Fiscalizaremos el cumplimiento al convenio OIT Nº 190 en el sistema de salud, con el fin de erradicar la violencia en los espacios de trabajo (maltrato, acoso laboral y sexual). Trabajaremos por el cumplimiento del código de buenas prácticas laborales del Servicio Civil.
  26. Fortaleceremos la Carrera Funcionaria en Salud iniciando una mesa de trabajo con las organizaciones sindicales, para optimizar las condiciones de estabilidad laboral, considerando remuneraciones y otros incentivos durante la progresión en la vida laboral. Trabajaremos en erradicar la tercerización como método de contratación de funciones habituales del sistema de salud público, fiscalizaremos y aseguraremos el cumplimiento del marco legal con respecto al proceso de encasillamiento, para asegurar la progresión en la carrera funcionaria. Enviaremos un nuevo Proyecto de Ley al Congreso, que dé continuidad al programa de Incentivo al retiro al sector salud, actualmente vigente. Realizaremos el estudio de brecha de remuneraciones para equiparar las condiciones salariales con el resto del sector público. Generaremos un trabajo conjunto con las organizaciones sindicales para garantizar que el 1% asignado a capacitación sea ejecutado con pertinencia y calidad.
  27. Un trato digno en salud. Existe una gran asimetría de poder entre las personas usuarias y los prestadores en este ámbito, junto con una gran carga de trabajo y malas condiciones laborales de trabajadoras y trabajadores de la salud. Proponemos democratizar y profesionalizar nuestro sistema de salud, generando reformas que distribuyan poder a trabajadores/as y usuarias/os, y aseguren una rectoría del sistema basada en el respeto de sus derechos:
  28. Generaremos mecanismos digitales de acceso a información clínica para la ciudadanía, con soberanía sobre sus datos clínicos.
  29. Mejoraremos los mecanismos de participación ciudadana dentro del sistema de salud, con el fin de que se extienda la incidencia de la ciudadanía en las definiciones estratégicas del sistema.
  30. Crearemos el Consejo Nacional de Salud, conformado por directivas/os de las instituciones de salud y representantes de trabajadoras/es y de usuarias/os de la salud.
  31. Acceso gratuito a medicamentos. Realizaremos los cambios legales necesarios para que los medicamentos se entiendan como bien público de interés para el Estado. Con el fin de reducir el gasto de bolsillo, mejorar el acceso geográfico y priorizar la cobertura de los medicamentos con criterios sanitarios, implementaremos la siguientes medidas:
  32. Ampliaremos gradualmente la cobertura de los medicamentos, mejorando el arsenal, cobertura y acceso en la red de salud pública, incluyendo y entregando gratuidad para la totalidad de fármacos cubiertos por el FUS.
  33. Revitalizaremos la capacidad productiva del Estado de medicamentos esenciales. Iniciaremos, en alianza con universidades públicas, un laboratorio estatal que permita fabricar medicamentos esenciales y vacunas, desarrollando un plan de inversión en I+D.
  34. En el sistema privado, estableceremos mecanismos de regulación de precios en toda la cadena de suministro farmacéutico, fijando precios en farmacias, y prohibiremos la integración vertical para velar por el acceso a medicamentos de toda la población.
  35. Fortaleceremos la Central Nacional de Abastecimiento de Medicamentos (Cenabast), centralizando las compras públicas de fármacos a nivel nacional.
  36. Presentaremos una ley que mejore y regule el acceso a farmacias en todo el territorio nacional. Las farmacias privadas serán reguladas como centro de salud, con altos estándares de calidad y con lógica sanitaria estratégica. También fortaleceremos las farmacias populares.
  37. Salud sexual y reproductiva integral. El derecho a una salud sexual y reproductiva es fundamental para el desarrollo de las personas, su bienestar y la igualdad de género. Desde el sistema de salud promoveremos la libertad y autonomía de cada persona, independientemente de su orientación sexoafectiva, identidad de género y diversidad corporal, con perspectiva de respeto a los derechos humanos:
  38. Presentaremos una ley marco de derechos sexuales y reproductivos que reconozca la diversidad de personas y sus distintas necesidades, y establezca el deber del Estado de dar cumplimiento al pleno ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos.
  39. Generaremos una política con énfasis en estrategias de prevención del VIH y otras ITS, dentro del plan de educación sexual integral, con una perspectiva centrada en la protección de los derechos de las personas que viven con VIH y en el término de la estigmatización de la enfermedad
  40. Legalizaremos el aborto, estableciéndolo como una prestación de salud garantizada y dotando a los centros de salud de métodos recomendados de evacuación uterina (mifepristona, misoprostol y AMEU). Garantizaremos la entrega de anticoncepción gratuita postaborto.
  41. Garantizaremos prestaciones de salud especializadas enfocándonos en grupos que históricamente han sido marginados en las prestaciones de salud sexual y reproductiva, como personas LGBTIQ+, personas mayores y adolescentes.
  42. Salud perinatal y violencia gineco-obstétrica: promoveremos una maternidad respetada con un enfoque de derechos humanos y autonomía de las mujeres y personas gestantes, en pro de erradicar todo tipo de violencia institucional, con capacitaciones continuas al personal y a estudiantes de la salud. Será una obligación de las instituciones promover todas las acciones para garantizar una “experiencia positiva de parto” según las recomendaciones de la OMS.
  43. Salud oral. En Chile, la salud oral es uno de los sectores donde se expresan con más fuerza las inequidades en salud. Por ello, ampliaremos y garantizaremos acceso y calidad a las prestaciones, basándonos en una odontología promocional, preventiva y mínimamente invasiva que permita disminuir las enfermedades orales, mejorar la calidad de vida y contener el gasto de bolsillo de las familias. Durante nuestro gobierno:
  44. Ampliaremos gradualmente la cobertura promocional, preventiva y comunitaria del Programa Sembrando Sonrisas, desde Prekinder hasta octavo básico.
  45. Crearemos el Programa Cosechando Sonrisas, dando cobertura de atención odontológica a personas con 65 años o más.
  46. Se avanzará en generar una canasta básica odontológica de acceso y cobertura universal de los 50 a 64 años, en miras de un futuro acceso universal para todas las personas en Chile.
  47. Se realizará una modificación al GES de salud oral de 60 años, en el contexto del nuevo Régimen General de Cobertura, cambiando la cobertura garantizada al periodo entre los 65 y 69 años.
  48. Ampliaremos cobertura de especialidades odontológicas, cerrando brechas de profesionales en el mediano plazo. Se reforzará la gestión odontológica desde una mirada territorial y regional para reducir las listas de espera.
  49. Integraremos de manera efectiva a la odontología en programas transversales ya existentes (Chile Crece Contigo, Programa Cardiovascular, y a la Estrategia Nacional del Cáncer) dando acceso y cobertura priorizada para estos grupos de riesgo.
  50. Atención oncológica integral. Trabajaremos por asegurar acceso oportuno a una atención oncológica integral, buscando que las personas con enfermedades neoplásicas tengan mejores resultados. Junto a la estrategia de salud en todas las políticas y su esperable impacto en reducción del riesgo de enfermar, y a la optimización del funcionamiento de la red pública, que permitirá mejorar la oportunidad de las atenciones, durante nuestro gobierno:
  51. Crearemos una plataforma digital que entregue información de fácil acceso y comprensión, a los equipos de salud en los distintos centros de la red, como a todas las personas que deben enfrentarse a la complejidad de tratamientos multidisciplinarios.
  52. Potenciaremos el trabajo del Comité de Drogas de Alto Costo del MINSAL, implementando estrategias de compra a escala que permitan disminuir los costos y así poder incorporar progresivamente nuevos tratamientos de alto costo.
  53. En línea con nuestra reforma de sistema universal de salud, terminaremos con los copagos hospitalarios para pacientes oncológicos del sector público. La tragedia del cáncer es suficiente como para además generar cobros adicionales
  54. Fortaleceremos los equipos de cuidados paliativos, estableciendo un plan de capacitaciones periódicas, y estructura de especialización reconocida por el MINSAL para las diversas profesiones que componen estos equipo, herramientas que permitirán una mejor estrategia de acompañamiento, manejo de síntomas y apoyo en salud mental hacia las personas y familias.
  55. Fortaleceremos los mecanismos de atención a distancia vía remota que permitan que las personas puedan aclarar sus dudas o consultar por urgencias relacionadas a cualquier hora del día, incluido fines de semanas.
  56. Finalmente, en el área del cáncer infantil, potenciaremos los centros actuales y planificaremos la incorporación de esta especialidad en otros centros regionales para facilitar el acceso. También ampliaremos la cobertura de cuidados paliativos y tendremos un enfoque dirigido a esta población en los mecanismos digitales de información y respuesta remota.
  57. Salud mental como prioridad. Nunca más las personas estarán solas para enfrentar sus necesidades en salud mental. El Estado asumirá su responsabilidad generando políticas que permitan acompañar y dar soporte colectivo a las personas cuando lo requieran. Para ello tendremos como principios la acción sobre los determinantes sociales de la salud y las condiciones de vida que impactan en la salud mental, bajo el modelo comunitario y preventivo de las necesidades en la materia, incorporando la perspectiva de género y de derechos humanos como eje de la acción. Entre las medidas que implementaremos en nuestro Gobierno destacamos:
  58. El presupuesto actual para la salud mental ronda el 2.4% del total del presupuesto de salud, duplicaremos este número, con miras a llegar al 6% recomendado por la OMS.
  59. Ley de salud mental integral, que potenciará el desarrollo de una red organizada en el modelo comunitario de salud mental, y asegurará su adecuado financiamiento.
  60. Fortalecimiento del modelo comunitario: aumentaremos la cobertura y calidad de salud mental en toda la red, fortaleciendo la cobertura del programa de acompañamiento psicosocial en la APS. Propondremos políticas de apoyo a la vida independiente de personas con discapacidad psicosocial. Crearemos al menos 15 Centros Regionales de Salud Mental y centros diurnos de demencia, y desarrollaremos estrategias de implementación rápida de equipos móviles.
  61. Haremos énfasis en campañas comunicacionales para disminuir el estigma y discriminación que suele asociarse al tratamiento de salud mental y actúa como una barrera de acceso a tratamiento.
  62. Desarrollaremos estrategias de implementación rápida de equipos móviles, como programas asertivos comunitarios, con intervenciones domiciliarias integrales para personas con trastornos.
  63. Realizaremos un Plan de capacitaciones en salud mental para los equipos de salud: Aumentaremos la cantidad de trabajadores capacitados en Salud Mental en los equipos de salud (por ejemplo en primeros auxilios psicológicos), capacitaciones para mejorar la accesibilidad y aceptabilidad de servicios de salud mental para población LGBTIQA+.
  64. Fortaleceremos la atención de salud mental para personas LGBTIAQ+ desde la atención primaria, reconociendo las necesidades específicas de la diversidad sexual con foco en adolescentes y jóvenes, garantizando la atención desde un enfoque de Derechos Humanos y perspectiva de género M Promoción y prevención de la salud mental: Realizaremos un abordaje promocional y preventivo con participación de la comunidad a través de la formación de agentes comunitarios. Además, trabajaremos en educación y sensibilización para la reducción del estigma, apuntando a crear entornos sociales libres de discriminación, fortaleciendo factores protectores para la salud.
  65. Salud Mental con perspectiva de género: potenciaremos el trabajo con el Sistema Nacional de Cuidados, y generaremos programas integrales que se hagan cargo de las consecuencias en salud mental de la violencia de género en mujeres, NNA y disidencias. En Salud mental perinatal fortaleceremos la red de Chile Crece Contigo y la pesquisa precoz de síntomas de salud mental en madres y padres.
  66. Salud intercultural: Reconoceremos las prácticas de sanación y los conocimientos sobre la salud y la enfermedad, de pueblos originarios y pueblo tribal afrodescendiente (afrodescendientes) y de la población migrante, buscando dar acceso efectivo con pertinencia cultural, a las prestaciones de salud:
  67. Implementaremos un sistema nacional de monitoreo de inequidades en pueblos originarios y afrodescendientes.
  68. Reactivaremos la política nacional de pueblos originarios, consultada de acuerdo al estándar del Convenio N°169 de la OIT, y que nunca fue implementada.
  69. Elaboraremos un plan nacional de educación en salud intercultural para todos los trabajadores del sistema de salud público.
  70. Rediseñaremos el PESPI respetando lo contemplado en el Convenio N°169 de la OIT a través de la APS.
  71. Adecuaremos planes, políticas y programas relacionados a bienestar y salud infantil (APS general -Control Niño Sano-, Chile Crece Contigo, entre otros), para que incorporen la perspectiva intercultural de conformidad a la normativa internacional.
  72. Garantizaremos la atención de salud a personas migrantes en situación irregular. Esto cumpliendo con lo dispuesto por el Decreto N°67 de FONASA e incorporando la Política de Salud para migrantes internacionales desarrollada por el MINSAL en 2017.
  73. Retomaremos la implementación de la política de salud integral para personas migrantes.
  74. Garantizaremos la presencia de intérpretes creole/ español en los centros de salud con mayor porcentaje de atención de población haitiana.