Protección integral de derechos de la niñez y adolescencia

En línea con las políticas del Sistema Nacional de Cuidados, además del compromiso de fortalecimiento del programa Chile Crece Contigo, implementaremos el Sistema de Garantías de Derechos de la Niñez y la Adolescencia, apoyando activamente su instalación a lo largo del país. Daremos relevancia al Plan de Acción de Niñez y Adolescencia con prioridad política y sin

regresividad presupuestaria, y con un plan de corto plazo para la ejecución de medidas que enfrenten las diversas afectaciones producto de la pandemia.

Una vida libre de violencia y discriminación

La búsqueda de erradicar todas las formas de violencia debe contar con un enfoque de seguridad preventivo, comunitario, con perspectiva de género y de derechos humanos.

Rechazaremos el populismo penal, reformulando leyes que lo promueven , como el control de identidad preventivo.

Nuestra lucha contra toda violencia tiene en cuenta que hay grupos que experimentan más inseguridad, como mujeres, disidencias, niñas, niños y adolescentes, y le dará especial importancia a la prevención de la violencia intrafamiliar, la violencia contra la mujer y la violencia de género. Para eso se buscará una mayor coordinación institucional, se simplificará el sistema de denuncia de delitos, se incentivará la denuncia y se robustecerá la oferta de centros de atención a víctimas de delitos, violencia y temor. Asimismo, frente

a la violencia estatal sufrida por las niñas y niños en las comunidades mapuche, adoptaremos las medidas

necesarias para desmilitarizarlas y reparar el daño sufrido.

Derecho de las niñas, niños y adolescentes a una vida libre de violencia.

  • Presentaremos una Ley Integral contra la Violencia a la Niñez que ajuste nuestra legislación para la protección efectiva de la niñez contra toda forma de violencia, ya sea familiar, social, digital o estatal. Esta ley considerará mecanismos efectivos de prevención y coordinación entre instituciones para la detección temprana, la denuncia, la derivación y la reparación.
  • Terminaremos con la lógica del SENAME, derogando la actual Ley de Subvenciones para pasar a un sistema de financiamiento estable de red de instituciones de calidad, reformulando la ley de adopción para fortalecer el cuidado alternativo, potenciando principalmente las familias de acogida, poniendo a niños y niñas en el centro y evitando la sobreintervención.
  • Conformaremos una Comisión de Verdad, Justicia y Reparación para todas aquellas víctimas de violaciones de sus derechos que hayan pasado por la custodia del Estado y entornos institucionales.
  • La Ley Integral contra la Violencia a la Niñez los reconocerá como víctimas de violencia machista, en particular de violencia vicaria, que es la violencia que los maltratadores ejercen en las y los hijos para dañar a las madres.
  • Junto a las políticas de la plurinacionalidad y la restitución territorial, implementaremos un programa integral de reparación dirigido a la niñez mapuche víctima de la violencia estatal asociada al conflicto territorial.