Culturas, artes, patrimonio y medios

Nuestro énfasis está en definir la cultura como pilar fundamental de la vida y el desarrollo humano. Esta definición debe asegurar el acceso y participación activa de las personas a lo largo del país, con diversidad e interculturalidad, y guiar nuestro actuar según el reconocimiento del carácter plurinacional de Chile que esperamos se plasme en la nueva constitución.

Buscamos generar una nueva alianza entre el Estado y la sociedad civil organizada, en todo el país, para valorizar el aporte del trabajo cultural al desarrollo social del país y garantizar condiciones básicas dignas. Proponemos transformaciones democratizadoras en la institucionalidad actual, y fomentar una educación artística integral que permita la circulación de saberes y conocimientos sensibles hoy invisibilizados por programas y mallas curriculares orientadas a la competencia.

Nuestra propuesta se divide en cuatro áreas:

  1. Desarrollo de programas de cultura comunitaria innovadores, como Puntos de Cultura, en los que colectivos artísticos, sitios de memoria, comunidades, clubes deportivos, festivales artísticos y culturales, se articulan en pos de una identidad común.
  2. Transformación institucional y fiscal. Proponemos aumentar el presupuesto del Ministerio al 1% del presupuesto de la nación en el próximo Gobierno, y la reestructuración de los fondos de cultura como único mecanismo de financiamiento. Buscamos asegurar las condiciones necesarias para que el ecosistema cultural se desarrolle de forma orgánica. Proponemos modificar leyes sectoriales para contar con nuevos, mejores y más pertinentes mecanismos de financiamiento, que permitan la estabilidad y planificación de la gestión, abandonando la lógica concursable e integrando la realidad actual de cada uno de los sectores. En esta línea se trabajará por una Ley de Artes Visuales, en conjunto con las organizaciones y gremios del sector.
  3. Nos comprometemos a promover un diálogo social vinculante con las organizaciones sindicales y gremiales del sector, y los ministerios competentes, para revisar y velar por las mejoras en las condiciones laborales del sector.
  4. Trabajaremos por una educación artística integral e intercultural, con un enfoque territorial y colaborativo. Actualizaremos el Plan Nacional de Artes en la Educación y fomentaremos la existencia de al menos un proyecto de escuela artística por región. También proponemos una línea especial de trabajo de desarrollo creativo y artístico para infancia vulnerada, buscando instalar la relación entre la salud mental y el desarrollo cultural de comunidades, niños, niñas y adolescentes en situación de violencia y pobreza. Finalmente, promoveremos la actualización de mallas curriculares de las carreras docentes y el potenciamiento de Centros de Creación (Cecrea).

Patrimonio

La Ley de Monumentos Nacionales de 1970 no representa las dinámicas patrimoniales de hoy. Para avanzar hacia una nueva definición de patrimonio es vital que cambie la institucionalidad vigente. Requerimos de una ley que nos permita generar instancias deliberativas y de gobernanza local, que logre incidir y dialogar con organismos a nivel regional y global.

Si bien la nueva Ley de Patrimonio Cultural se deberá ajustar a las definiciones del proceso constituyente, proponemos iniciar un proceso de consulta ciudadana para su reformulación, incluyendo el proceso de Consulta

Indígena conforme al estándar del Convenio 169 de la OIT.

Profundizaremos en la salvaguarda y resguardo de los patrimonios en riesgo, en conjunto con la acción de la sociedad civil, por lo que proponemos:

  • Reconocimiento de Sitios de Memoria y derechos humanos: institucionalizar la categoría de Sitios de Memoria y vincular su gestión con los procesos de verdad, justicia y reparación llevados a cabo por la Red de Sitios de Memoria y organizaciones de derechos humanos.
  • Nueva Ley de Archivos: actualización al siglo XXI de los ámbitos de gestión, territorialidad y transparencia de los archivos públicos. Fomento al desarrollo de archivos locales y comunitarios.
  • Elaborar una estrategia transversal de patrimonios digitales que es urgente en el contexto actual, en que la mayoría de los soportes derivados de manifestaciones artísticas y culturales se producen en formatos obsolescentes, carentes de estrategias de preservación apropiadas. Dicha estrategia debe involucrar a todos los actores vinculados a la salvaguarda y difusión de los patrimonios a lo largo del país.
  • Potenciar las asociaciones y fundaciones sin fines de lucro que ayudan en la toma de conciencia de nuestra diversidad cultural y a convivir con armonía con nuestro medio ambiente.

Medios y libertad de expresión

Para una democracia plena es fundamental que esté garantizado el derecho a la información, la libertad de expresión y que los medios de comunicación estén protegidos de todo intervencionismo y presiones indebidas del gobierno en ejercicio. La participación ciudadana

debe incidir en la labor de los medios, expresando sus inquietudes, propuestas e intereses.

El rol del Estado para la profundización democrática en el ámbito de las comunicaciones debe ser fortalecer un ecosistema de medios diverso y descentralizado, pluralista. Más medios es más democracia.

  1. Se propone desarrollar un Nuevo Sistema de Medios Públicos (NSMP), más robusto que el actual, que incluya televisión, radio y multiplataformas. Con ello esperamos proteger el patrimonio simbólico y que el nuevo sistema se constituya como un espacio para el desarrollo de la ciudadanía y sus expresiones de diversidad, que fomente la paridad de género, la interculturalidad, y la circulación de conocimientos local, regional y nacional. Por ejemplo, se espera que el NSMP pueda considerar medios informativos y/o culturales multiplataformas, o dedicados a niños, niñas y adolescentes, o dedicados a los pueblos originarios y tribal afrodescendiente en sus propias lenguas. Cada medio dentro del SNMP tendrá su propio directorio, con total independencia del gobierno en ejercicio; serán descentralizados en su estructura de administración y producción de contenidos.
  2. Bajo la mirada descentralizadora, fortaleceremos el sector de los medios regionales, locales y comunitarios, atendiendo a su diversidad de plataformas, así como de modelos de gestión y administración (municipales, comerciales, comunitarios, de pueblos originarios y tribal afrodescendiente y universitarios). Esto supone asegurar una distribución equitativa de frecuencias de radio y TV, y la descentralización de la distribución en prensa escrita, a través de una ley que resguarde la distribución independiente.

Promoveremos medidas que resguarden los derechos de los y las trabajadoras de las comunicaciones (periodistas, audiovisualistas) y las telecomunicaciones, tanto en su derecho a la libertad de expresión, de información y de prensa como en el cumplimiento de condiciones laborales dignas por parte de sus empleadores.